EL DESPACHO

 

Sobre Nosotros

Nuestro despacho de abogados está compuesto por profesionales de amplia experiencia y especializados en las diferentes áreas del Derecho.

Nuestro objetivo es ofrecer un servicio integral y personalizado a nuestros clientes, persiguiendo unos principios que nos diferencian ampliamente de los servicios ofrecidos por otros despachos de abogados.

 


Nuestro Equipo

foto

Carlos Perales Fernández Abogado ICAB 42588

Procurador

Daniel González González Procurador ICPB 1137

Nuestra Filosofía

Para nuestro despacho de abogados es muy importante que nuestros servicios jurídicos y actuaciones se sustenten en unos valores claramente definidos, donde la protección de los intereses del cliente sean para nosotros una prioridad.

Para ello definimos nuestros principios como:

  • TRANSPARENCIA. Debe imperar una adecuada comunicación con el cliente desde el inicio del servicio. De forma que conozca las diferentes opciones y estrategias existentes, así como medios, opciones y costes. En el mismo sentido el cliente debe disponer de información actualizada en relación a cada asunto así como de los cambios que puedan haberse producido respecto a los mismos.
  • ÉTICA. El servicio ofrecido debe ser realizado por el abogado desde la honestidad y prevaleciendo, en todo momento, el interés del cliente por encima de cualquier otro concepto, preservando el secreto profesional y la objetividad.
  • CALIDAD. Cada asunto requiere de una dedicación y atención adecuadas, respetando en todo momento las normas deontologicas de la Abogacía así como los estándares establecidos.
  • CERCANÍA. El cliente debe recibir un trato personalizado tratando de evitar los mecanismos estándares o predefinidos, plantillas y demás actuaciones genéricas que pueden lesionar los intereses del cliente.
  • ASEQUIBILIDAD. Estableciendo unas tarifas ajustadas a las capacidades económicas de cada cliente así como facilidades de pago.

Nuestros Honorarios

Antes de contratar un servicio jurídico, informamos a nuestros clientes de las distintas posibilidades y estrategias existentes, así como del precio de cada una de ella y relativo a nuestros honorarios.

El precio de cada servicio jurídico viene establecido por un conjunto de criterios vinculados a cada asunto concreto tales como el valor de los intereses en juego, la complejidad, la urgencia o la cantidad de tiempo que se requiere emplear o la intervención de terceros profesionales (peritos, detectives, procuradores, etc.).

Nuestros clientes disponen de dos modalidades de cálculo de honorarios, orientadas a satisfacer sus necesidades de la forma más efectiva y económica, en concreto:

  • Mediante Honorarios por servicio. Esta modalidad comprende la estipulación de un precio para cada asunto en concreto y es utilizada para clientes que requieren ocasionalmente de nuestros servicios como, por ejemplo, un particular.
  • Mediante Iguala. Esta modalidad está orientada a empresas, autónomos y comunidades. Mediante la misma se estipula un precio periódico que el cliente liquida a modo de cuota. En contraprestación al cliente se le incluyen una serie de servicios jurídicos de forma continuada, como si de una tarifa plana se tratase.

Indistintamente de la modalidad que nuestros clientes escojan, ajustamos nuestros honorarios de abogado a las posibilidades económicas del cliente así como ofrecemos distintas fórmulas y facilidades de pago.

Todo ello con el objetivo de cumplir con nuestro compromiso universal de facilitar el acceso del ciudadano a la justicia.

Cómo Trabajamos

La preparación académica y la especialización en las diferentes áreas del Derecho son elementos latentes en nuestros servicios pero, además de ello, el testimonio de nuestros clientes definen que nuestro compromiso y dedicación a cada asunto o encargo nos diferencia de otros despachos de abogados.

Esta metodología de trabajo comprende el trato personalizado , la elaboración de una estrategia concreta para cada asunto, la comunicación continuada y efectiva, la adecuación de las actuaciones a las necesidades de cada caso concreto y, en definitiva, la prestación de un servicio que trate de ajustarse en todo momento a las necesidades del cliente.

Por ello, además del compromiso de calidad que asumimos en cada uno de nuestros servicios jurídicos, trabajamos continuamente para adaptar los mismos a las necesidades del mercado y, derivado de ello, desarrollamos tres valores que consideramos distintivos y fundamentales; el derecho preventivo, la resolución alternativa de litigios y el servicio de outsourcing.

El Derecho Preventivo como inversión económica

A menudo comparo el asesoramiento jurídico con la salud de la persona. En este sentido cada vez es más habitual que nos realicemos revisiones médicas de forma periódica, con  la finalidad de detectar cualquier enfermedad o patología y tratarla de forma precoz. La intención es doble; garantizarnos una vida lo más longeva posible y con los menores sobresaltos o preocupaciones.

Pues bien, en el derecho ocurre algo similar y es lo que denomino "derecho preventivo", es decir, disponer de un asesoramiento y el respaldo de un profesional del Derecho que nos permita prever los posibles conflictos o problemas que pudieran surgir con motivo de una situación o actividad. En cierta manera es como blindarnos, jurídicamente hablando, de los posibles resultados perjudiciales para nuestros intereses.

En el ejercicio de mi profesión, como abogado, advierto que en un gran número de casos muchas controversias y procesos judiciales podrían haberse evitado con un buen uso del derecho preventivo, razón por la cual en nuestro despacho de abogados apostamos por ofrecer este tipo de servicios jurídicos a todos nuestros clientes.

En este sentido, anticiparnos al problema no sólo nos puede evitar pasar un mal trago sino que, además, puede marcar la diferencia en el resultado y evitar, de esta forma, importantes perjuicios económicos.  La experiencia nos demuestra que el reducido coste que nos representa recibir este tipo de servicios jurídicos, es una inversión ya que puede ahorrarnos mucho dinero y preocupaciones. 

En nuestro despacho de abogados ofrecemos a nuestros clientes este servicio en derecho preventivo, realizando un estudio de la actividad que realizan, si son empresas o autónomos, o de la operación en cuestión si son particulares (contrato de alquiler, compraventa, hipoteca, etc.) planificando la mejor opción entre las posibles y con la finalidad de prever las posibles controversias y riesgos existentes. 

La Negociación como valor añadido

En nuestro despacho de abogados somos muy conscientes del esfuerzo económico que supone para nuestros clientes recurrir a los Juzgados y Tribunales para defender sus intereses, además del tiempo y recursos que deben emplear para ello.

Por esta razón como profesionales del Derecho apostamos por encontrar alternativas a los procedimiento judiciales y, una de ellas, es la negociación como mecanismo de Resolución Alternativa de Litigios, también conocido como técnicas RAL.

Debemos tener en cuenta que  un conflicto se origina porque las partes tienen posturas opuestas pero, en muchas ocasiones, la experiencia nos demuestra que persiguen finalidades similares. Por lo que nos solemos encontrar con el hecho que quieren lo mismo, pero lo expresan de forma errónea, impidiendo o dificultando con ello un acuerdo.

Como abogados entendemos que nuestro trabajo consiste en solucionar problemas, y  en ocasiones no es necesario sumergir a nuestros clientes en costosos y largos pleitos. Por el contrario, y de forma alternativa, en todos nuestros servicios tratamos de acercar posturas entre nuestros clientes y las contrarias, valorando los intereses de cada una en juego y buscando, preferentemente, un consenso entre las partes.

Esta metodología nos permite, no solo evitar el tiempo e incertidumbre que se producen al iniciar un litigio judicial, sino que, además, supone un importante ahorro en materia de honorarios a nuestros clientes a la vez que constituye una diferenciación con los servicios de ostros despachos de abogados.

 descarga

Outsourcing como servicio para empresas

La realización de una actividad económica requiere en muchas ocasiones de un correcto asesoramiento jurídico, con el objeto de desarrollar la misma evitando conflictos o sanciones que suponen un importante perjuicio económico en todos los sentidos.

Dicho asesoramiento jurídico comprende materias como la tributaria, mercantil, elaboración y revisión de contratos, supervisión de operaciones mercantiles, reclamación de deudas, conflictos laborales con trabajadores, licencias, protección de datos, multas, protección de patentes y marcas, así como un sinfín de elementos que, de forma ordinaria y necesaria, intervienen en la vida del negocio.

En nuestro despacho de abogados somos muy conscientes, por un lado, de la importancia de disponer en nuestra empresa del asesoramiento y asistencia de un abogado y, por otro, del coste económico considerable que supone contar con el mismo en nuestra plantilla.

Es por ello que ofrecemos a nuestros clientes un sistema en el que nuestros clientes disponen de un abanico de servicios de forma continuada por una tarifa plana, comprendiendo con ello no solo el asesoramiento jurídico sino, también, la redacción de documentos, representación de nuestros clientes frente a la Administración o terceros así como la asistencia a juicios o pleitos.

Mediante esta modalidad, el outsourcing supone una solución efectiva para empresas y autónomos al disponer, por un precio ajustado y previsible, todos los servicios jurídicos  que obtendrían de disponer de un abogado en su empresa.

descarga (1)